Cómo ser malo con las personas sin convertirse en una persona mezquina

cómo ser malo

A veces, todos necesitamos destacarnos y exigir el respeto que merecemos. Puede ser difícil, pero aprender a ser mezquino es una forma de arte.

Si quieres ser respetado, a veces debes defenderte y evitar convertirte en un felpudo. Y a veces, eso significa aprender a ser malo con las personas.



Nos dicen que si somos malos, somos desagradables. Nos dicen que si ayudamos demasiado a los demás, se están aprovechando de nosotros porque no nos damos el tiempo que necesitamos.

Es un equilibrio difícil de encontrar, pero es completamente posible aprender a ser mezquino sin permitir que eso cambie tu carácter.

[Leer: 16 razones por las que a la gente le resulta tan fácil darte por sentado]



¿Por qué deberías aprender a ser malo?

Puede sonar negativo hablar de aprender a ser malo, pero a veces es necesario. Ser malo no siempre tiene por qué ser algo negativo, siempre que sepa cuándo usar la habilidad y cuándo no. No debes andar siendo malo con todo el mundo todo el tiempo, porque eso significa que eres una persona generalmente mala y ¡a nadie le gusta ese tipo de persona!

Debes aprender a ser malo porque te ayuda a ganar respeto, te ayuda a conformarte con lo que te mereces y no con lo que no mereces. Ayuda a las personas a admirarte y ver que eres capaz de defenderte cuando lo necesitas, pero también significa que puedes ser suave y gentil cuando también lo necesitas. [Leer: Cómo decir que no, defenderse y sentirse increíble]



Si eres alguien que siempre está ayudando a los demás, eso es genial. Pero necesitas encontrar el equilibrio que te permita tener tiempo para ti también. Estar siempre ahí para todos los demás significa que no estás ahí para ti. Significa que te estás permitiendo sufrir en silencio, y significa que los demás pueden verte como un felpudo cuando mereces ser alguien que está de puntillas, no pisoteado.

Aprender a ser malo no es algo negativo. Es una necesidad, pero viene con una condición particular: saber cómo saber cuándo es el momento adecuado para usar sus nuevas habilidades y conocer siempre su motivación. [Leer: Cómo defenderse sin ser atropellado por otros]

¿Cómo se ve ser malo?

Ser malo por las razones correctas y por las razones incorrectas se ven muy diferentes entre sí. Cuando eres malo por las razones equivocadas, eres desagradable, tóxico y no tienes una razón real para tus acciones que no sea causar daño y dolor a otra persona. Sin embargo, cuando aprendes a ser cruel por las razones correctas, la imagen se ve completamente diferente.

Ser malo por una razón positiva se ve así:



- Te mantienes erguido y cuidas tu postura.

- Tu lenguaje corporal es fuerte y positivo

- No usa palabras que estén dirigidas a lastimar a alguien, sino que usa un lenguaje que es firme y establece su propósito

- Sabes las razones por las que estás siendo cruel en primer lugar



[Leer: Cómo ser dominante: 15 formas tranquilas y fáciles de ser el verdadero alfa]

En muchos sentidos, en realidad no estás siendo malo, estás siendo fuerte. Defenderse a sí mismo no es algo que haga por el placer de hacerlo, es algo que hace porque tiene que hacerlo. Si evita esto cada vez que es necesario, está permitiendo que otros se aprovechen de usted. Como resultado, te usarán y te lastimarán sin pensarlo. Básicamente, si no te defiendes a ti mismo, los demás serán malos contigo, pero de una manera negativa.

Ser malo por las razones correctas significa decir "no" cuando es necesario, negarse a hacer algo que otra persona quiere que haga, porque no encaja con sus razones o su plan de tiempo. Significa decirle a alguien cuando te está tratando mal y significa defender a otra persona, p. Ej. enfrentarse a un matón que está lastimando a otra persona. También puede significar llamar a alguien cuando está actuando mal en general.

Como puede ver, aprender a ser malo por las razones correctas no es realmente malo en absoluto, es hacer lo correcto. [Leer: ¿Qué hace que alguien sea fácil de convencer y cómo evitar serlo?]

La razón por la que asumimos que es cruel es porque estamos tan acostumbrados a aceptar lo que todos los demás quieren y necesitan, y rara vez dedicamos suficiente tiempo o pensamiento a nosotros mismos. Como resultado, pensamos que si decimos "no" o le decimos a alguien que no nos gusta lo que está haciendo, estamos siendo desagradables o causando dolor a otra persona. Por supuesto que no, en realidad estamos haciendo algo que debe hacerse para restablecer el equilibrio.

Nunca permitas que ser mezquino cambie quien eres

Aprender a ser malo y a defenderse es fantástico y le dará una gran cantidad de confianza, pero también tiene un efecto secundario particular: el riesgo de permitirle cambiar quién es usted.

Hay momentos en los que puedes ser malo y momentos en los que no deberías serlo. Hay momentos en los que debe ser comprensivo, empático y amable, y hay muchos momentos en los que debe ser un poco más duro y firme. Es importante comprender el momento adecuado para cada enfoque. [Leer: Cómo ser firme pero no herir los sentimientos de las personas: las 20 reglas de oro que debes conocer]

Lo más probable es que cuando empiece a defenderse y a decir "no" en los momentos necesarios, sienta una oleada de poder. Es bastante embriagador y adictivo y puede ser que quieras hacerlo cada vez más. Por supuesto, hazlo cuando sea el momento adecuado, pero no permitas que se convierta en una adicción que anhelas. La energía puede ser extremadamente peligrosa cuando se usa demasiado o cuando se usa incorrectamente en general.

El mejor consejo es este: antes de decidir su enfoque, es decir, si va a ser malo o no, pregúntese si hay un beneficio real en ello o no. ¿Te gustaría que alguien te hiciera lo mismo? ¿Estaría justificado? ¿Existe otro enfoque, quizás uno que sea mejor?

Hágase estas preguntas y si todavía siente que necesita mostrar un lado más duro y malo de su personaje en esta ocasión, hágalo.

Una vez hecho esto, respire hondo y vuelva a ser amable. No eres una persona desagradable o negativa porque tuviste que decirle a alguien que estaba fuera de lugar, o tuviste que decir "no" a algo que otra persona te pidió que hicieras, o te estaba coaccionando para que hicieras en contra de tu voluntad. Simplemente le estás dando importancia a tu propio tiempo. [Leer: 20 señales de que le gusta agradar a la gente y no se da cuenta]

Aprender a ser malo no equivale a ser una persona generalmente mezquina o tóxica, simplemente significa que sabes lo que vales y no te avergüenzas de defenderte y exigir ese respeto cuando no se muestra para ti.

Todos merecen respeto, es un derecho humano básico, pero debe asegurarse de que sus demandas de respeto y atención estén en equilibrio con lo que es y lo que ha hecho. No puedes exigir respeto a alguien si no le estás mostrando lo mismo. [Leer: Complejo de mártir: ¿te estás lastimando intencionalmente para sentirte como un mártir?]

Hágase estas preguntas y explore su motivación antes de tomar una decisión. No debes ser malo todo el tiempo, simplemente cuando debes serlo. Esto te dará ese respeto porque la gente sabrá que eres una buena persona, alguien que es amable y accesible, pero que tampoco eres alguien que va a aceptar la basura o la falta de respeto de los demás. Ese es el signo de una persona fuerte, alguien que sabe lo que vale.

Inclinarse a ser un poco rudo y firme de vez en cuando no es algo de lo que avergonzarse, pero es algo que debe usar con moderación y precaución. Elegir el momento adecuado creará el máximo impacto y le dará el respeto que a los demás les puede faltar en este momento.

[Leer: Cómo reconocer a un agresor emocional y aprender a enfrentarse a él]

Aprender a decir “no” cuando otros exigen su tiempo de forma innecesaria también es algo con lo que todos deberíamos sentirnos más cómodos, y si eso requiere aprender a ser cruel para marcar esa casilla, bueno, que así sea.

¿Le gustó lo que acaba de leer? Dale me gusta y te lo prometemos, seremos tu amuleto de la suerte para una hermosa vida amorosa.

Nicky Curtis

Habiendo pasado de un drama de relación a otro a lo largo de sus 20 años, Nicky ahora es una especie de gurú en el loco mundo de la vida y el amor. Decirle cómo ...

DISCUSIÓN