Cómo ser dominante: 15 formas tranquilas y firmes de ser el verdadero alfa

como ser dominante

Solo una persona puede ser Alfa. Si estás cansado de ser sumiso y de que se aprovechen de ti, aquí tienes grandes consejos sobre cómo ser dominante.

Ser dominante es algo muy natural para el macho o la hembra alfa. Y luego estamos el resto de nosotros. La mayoría de nosotros queremos salir ilesos de la vida, evitando los conflictos y sin hacer demasiado espectáculo.



Lo que encontramos, sin embargo, es que terminamos sintiéndonos usados, aprovechados o nunca realmente obteniendo lo que queremos de la vida. Si está cansado de ser el que siempre se rinde, cuida de los demás o sacrifica sus propias necesidades en lugar de las de los demás, entonces puede que se esté preguntando: ¿cómo ser dominante?

Cómo ser dominante: 15 cosas que distinguen a los alfas

La dominación no es una cualidad innata para todos. Es una sensación de que eres el líder de la manada y que nadie puede desafiarte. Una confianza interior, la buena noticia es que incluso si eres la más mansa de las almas, es posible que encuentres la personalidad interior dominante para hacer que las personas se pongan de pie y se den cuenta. Como mínimo, estos comportamientos pueden darle la fuerza para decir "no" cuando lo desee, defenderse y no ser aprovechado por su amabilidad.



Entonces, aquí está cómo ser dominante.

# 1 Finge que eres más fuerte de lo que eres. La mitad de la persona que somos es la persona que mostramos al resto del mundo. Una de las mejores partes de conocer a alguien nuevo o mudarse a un nuevo trabajo o lugar es poder reinventarse.

Al igual que lo que la gente te dice sobre ti mismo puede convertirte en lo que dicen que eres, lo que te dices a ti mismo que eres puede alterar quién eres y la forma en que la gente te ve.



En lugar de verte siempre como el tipo agradable que sigue y nunca va contra la corriente, representa a la persona que más admiras y conviértete en el personaje que siempre has querido ser.

Después de todo, nadie puede decirte quién eres y qué tienes dentro de tu corazón excepto tú. Dite a ti mismo que eres una persona dominante y que puedes transformarte de adentro hacia afuera. [Leer: 30 características del macho alfa que te convierten en un alfa real]

# 2 Solo di "no". Las personas dominantes no están obligadas a hacer lo que otras personas quieren que hagan. Con demasiada frecuencia nos convertimos en pequeños secuaces por la incapacidad de decir no a otras personas. Dejamos que la gente nos manipule por obligación o por pura culpa.

No permita que nadie le obligue a hacer algo que no quiere hacer. Si te molesta o es algo que no va a ser bueno para ti, entonces tienes que ser lo suficientemente dominante como para saber que no le debes nada a nadie y que siempre tienes derecho a decir "no". No es una palabra muy poderosa que puede hacerte gobernar a otras personas. [Leer: Cómo defenderse a sí mismo: obtenga lo que quiere y merece]

# 3 Habla suave y lleva un palo grande. Las personas dominantes tienen esas cosas que las hacen sentir poderosas. Ponte tus pantalones de niño o niña grandes que nadie conozca o lleva un palo grande en el bolsillo trasero.



Si hay algo que le da fuerza, tráigalo con usted continuamente para recordarle su potencial y lo duro que puede ser cuando necesita estar en cualquier situación que encuentre.

# 4 Date cuenta de que nadie puede retenerte más que tú. Realmente no hay nadie que pueda impedirte lo que quieres, excepto tú. A veces, ser dominante significa que no solo tienes que convencer a la gente de que eres el perro alfa, sino también convencerte a ti mismo.

Si no puede venderse a sí mismo como el Alfa, ¿cómo va a seguirle alguien más? Cree en ti mismo y el resto encajará en su lugar. [Leer: Cómo triunfar en la vida: todo lo que necesita saber]

# 5 Derriba al matón. Nada puede ponerte en el primer lugar más que eliminar al matón. Un matón es alguien que usa la fuerza para ser dominante. Hay muchas formas de dominar, y el acoso no es lo que normalmente te mantiene en la cima.



Si quieres ser dominante, debes eliminar al matón. Al mostrarles a todos los verdaderos colores del que está tomando las decisiones y no tiene la autoridad, todos te admirarán y podrás tomar al rey de la montaña. [Leer: Cómo lidiar con los matones: 13 formas adultas de confrontar a las personas malas]

# 6 Nunca dejes que te vean sudar. Otro gran consejo sobre cómo ser dominante es no bajar la guardia ni mostrar miedo. Incluso en los momentos más aterradores, poner buena cara y demostrar que no va a sucumbir ni caer es la herramienta más poderosa a su disposición.

Jugar a la gallina es la única forma de demostrarle a alguien que no te vas a rendir. Incluso cuando quieras correr y esconderte, tienes que mostrar una cara diferente al mundo.

# 7 Date una charla. La autoafirmación, no como Stuart Smalley, sino las verdaderas charlas de ánimo, pueden ayudarte a mantener el dominio sobre otras personas. Impulsarte continuamente y no permitir que surjan dudas es fundamental para mantener el primer puesto.

No permitas que otros te hagan sentir inferior. Recuerda quién eres, qué quieres y qué tolerarás y qué no. [Leer: 16 razones por las que siempre te dan por sentado]

# 8 Ten un plan. El mejor consejo sobre cómo ser dominante es tener un plan y saber cuál es el objetivo. La mayoría de las personas saben cómo ser dominantes y afirmarse cuando saben que están absolutamente en lo correcto o que es algo que les apasiona o de lo que saben mucho.

Cuanto más seguro de sí mismo esté en cualquier situación, y cuanto más seguro esté de saber cómo llevarlo a cabo, más natural será el dominio en un entorno específico.

# 9 Supera tus miedos. Una de las cosas más importantes que te mantiene sumiso en tu propia vida es el miedo. Todos tenemos miedos, sí, incluso los más confiados entre nosotros. Una clave para ser dominante es dejar de lado las cosas que más temes.

Aborde cada situación no pensando en lo peor que puede pasar, sino en el mejor resultado que puede surgir del éxito. Con demasiada frecuencia, nos convencemos de no hacernos cargo, de entrar en nuevas situaciones o de adelantarnos al permitir que el miedo nos gobierne. Deja ir tus miedos y descubrirás que el dominio será tu nueva guía. [Leer: 18 formas de ser más espontáneo en la vida]

# 10 Cree en ti mismo. La duda te mantendrá en un papel sumiso en tu vida eternamente. Ser dominante significa que los demás te sigan y ser "el líder". Eso proviene de convencer a quienes te rodean de que eres digno de seguir.

Si no cree en usted, entonces se vuelve problemático que otros sigan sus pasos. Si quieres ser dominante en tu relación, tu trabajo o simplemente en general, tienes que creer que eres digno del respeto y la adoración de la gente.

# 11 La práctica hace la perfección. Estar a la cabeza no es algo natural para todos nosotros, por lo que puede ser importante que practique tomando la iniciativa. Eso a veces es más fácil decirlo que hacerlo. Si tiene tendencia a ser sumiso, entonces decirle a los demás qué hacer y hacerse cargo puede parecerle extraño y falso.

Cuanto más practique su dominio sobre los demás, más natural se sentirá. El hecho de que algo no sea cómodo no significa que no valga la pena.

Si quieres sobresalir, a veces solo tienes que agarrar al toro por los cuernos. Pero, primero, debes practicar cómo agarrar esas riendas un par de veces. [Leer:Cómo ser asertivo: 17 formas de decir lo que piensas alto y claro]

# 12 Da pequeños pasos para llegar allí. Si quieres saber cómo ser dominante, no sucederá de la noche a la mañana. Ha desarrollado un estilo y personalidad por los que guía su vida. El cambio nunca es fácil ni instantáneo. Sabiendo cómo ser dominante, tienes que dar pequeños pasos para que el sumiso te tome el asiento trasero.

Eso puede significar que un día diga "no", otro que le diga a otra persona lo que debe hacer. Puede que le tome un tiempo dominarlo, pero reconozca los pasos graduales que realiza a lo largo del camino para tener la confianza de ser tan dominante como desee.

# 13 Comienza como un pez grande en un estanque pequeño y ramifica. Ser dominante es mucho más fácil en un grupo pequeño que en uno grande. Es por eso que muchas personas que son dominantes en su escuela secundaria se encuentran en un papel completamente diferente en la universidad.

Si quieres saber cómo ser dominante, primero se trata de conquistar tareas más pequeñas y luego pasar a las más grandes. Es una buena idea practicar con grupos más pequeños que intentar apoderarse de una corporación de la noche a la mañana. [Leer:Cómo dar el siguiente paso hacia el éxito]

# 14 No acepte un "no" por respuesta. La gente sumisa no manda, preguntan. Si está cansado de pedir lo que quiere solo para obtener un tal vez o incluso un “no” y alejarse sintiéndose aplastado, entonces es hora de no aceptar un no por respuesta.

La gente dominante no pregunta; te dicen qué es lo que quieren y por qué vas a hacer lo que te piden. En lugar de simplemente aceptar a alguien que diga "no", presiona hasta que obtengas lo que quieres y necesitas.

# 15 Dibuja una línea en la arena y nunca vuelvas atrás. Con demasiada frecuencia, las personas sumisas entran en una situación sin una línea clara. Eso significa que no tienen expectativas de ganar dominio, solo esperan obtener lo que quieren.

Si quieres ser una persona dominante, entonces debes tener convicciones fuertes, trazar una línea en la arena y nunca dar un paso atrás ni ceder. Si dibuja una línea en la arena, esté preparado para protegerla. De lo contrario, será aún más difícil la próxima vez que desee ejercer su dominio sobre alguien.

La personalidad dominante no es algo con lo que todos nacemos, pero la buena noticia es que es algo que todos podemos aprender. La clave para ser dominante es practicar y convencerte de que eres lo suficientemente bueno para que la gente te siga. Si no cree que es digno de ser seguido, ¿quién más lo hará?

[Leer: Cómo ser un rudo de 25 maneras increíblemente malas]

Si quieres saber cómo ser dominante, da pequeños pasos y practica con frecuencia el arte de decir "no", no tomar "no ”, y trazando una línea en la arena que está dispuesto a proteger a toda costa.

¿Le gustó lo que acaba de leer? Dale me gusta y te lo prometemos, seremos tu amuleto de la suerte para una hermosa vida amorosa.

Julie Keating

Un escritor no nace, sino que se crea a partir de experiencias. Sin falta de tema, mi vida parece más ficción que cualquier cosa que pudiera haber sido imaginada ...

Sigue a Julie en

DISCUSIÓN

Deja una respuesta