Cómo tener una conversación difícil sin perder los nervios

cómo tener una conversación difícil

A nadie le gusta el potencial de conflicto, pero aprender a tener una conversación difícil lo guiará hacia un resultado positivo.

Piense en la última vez que tuvo una conversación con alguien a quien temía. Probablemente lo construiste en tu mente en proporciones épicas. Luego, perdiste los nervios en el último minuto y no terminaste con eso. Si esto le suena familiar, aprenda a tener una conversación difícil y siga adelante.



Saber cómo navegar en una conversación difícil no es algo que la gente simplemente nace sabiendo cómo hacer. Se necesita tiempo, paciencia y comprensión para poder tener este tipo de conversaciones y lograr un resultado positivo.

Por supuesto, existe el riesgo de un posible conflicto. A veces, a las personas tampoco les gusta ser el receptor de este tipo de conversaciones.

[Leer: Las 6 razones principales por las que la gente odia la confrontación]



Cómo tener una conversación difícil y seguir adelante sin vacilar

Si quieres superar los desafíos, debes conocer los once pasos principales que te ayudarán a aprender a tener una conversación difícil ... sin echarte atrás en el último minuto.

# 1 Elige el momento adecuado. El primer paso para tener una conversación difícil es saber el momento adecuado para hacerlo. No intente una conversación difícil si la persona con la que necesita hablar parece estresada, cansada, enojada por otra cosa, no se siente bien o, en general, tiene un mal día.



Esto simplemente conducirá a un mal resultado. Si ese es el caso, espere hasta otro día. Probablemente encontrará que todo funciona mucho mejor. [Leer: Cómo resolver conflictos y cortar el drama]

# 2 No intente conversar con otras personas a su alrededor. Las conversaciones difíciles deben realizarse en privado. No intente mantener la conversación si hay otras personas en la habitación o si existe la posibilidad de que alguien entre y lo interrumpa. Al igual que con el último punto, asegúrese de elegir su momento y no cuando otros estén al alcance del oído.

# 3 Nunca digas "tenemos que hablar".Pronunciar estas palabras significa que la otra persona se pondrá rápidamente a la defensiva y se preguntará cuál es el problema.

Cuando aprenda a tener una conversación difícil, nunca establezca el tono de manera negativa, simplemente emprenda la conversación de una manera natural y tranquila. Piense en la última vez que escuchó "tenemos que hablar". ¡Probablemente entró en pánico y se preguntó qué iba a venir después! [Leer: Cómo confrontar a alguien cuando detestas interacciones incómodas]

# 4 Piense de antemano en lo que quiere decir. Esto no significa escribir puntos de resumen y tener tarjetas de memoria flash, sino saber lo que quiere decir y tener los puntos principales establecidos en su mente. Si no lo piensa antes, se olvidará de decir algo importante.



Luego, terminarás repasando una conversación que ya era lo suficientemente difícil. No lo escriba, pero sepa cómo va a empezar y qué es lo que realmente quiere decirles. [Leer: Cómo dejar de ser pasivo agresivo y explicarte con claridad]

# 5 No espere que la conversación vaya de cierta manera. Si entras en la conversación esperando que fluya en una dirección particular, te tomarán desprevenido cuando no lo haga. Tenga sus puntos principales en su mente y siga la corriente, viendo a dónde lo lleva la conversación.

# 6 Cuida tu lenguaje corporal. Tu lenguaje corporal también habla por ti, ¡así que asegúrate de que esté de acuerdo con lo que realmente estás diciendo! Evite el lenguaje corporal defensivo, como sentarse con las piernas o los brazos cruzados, estar inquieto o evitar el contacto visual.

Esté relajado, refleje su posición y asegúrese de mantener el contacto visual. El tipo incorrecto de lenguaje corporal puede fácilmente hacer que se muestre conflictivo. [Leer:Cómo desarrollar la empatía y dominar el arte de hacer crecer un corazón real]



# 7 Sea directo, no "ande por las casas".Lo que sea que quieras decir, asegúrate de decirlo y hacerlo de una manera que no cause confusión ni agregue un número innecesario de palabras a la conversación.

No hay nada peor que escuchar a alguien balbucear, esperar a que llegue al punto real. ¡Así no es como tener una conversación difícil! Haga saber el punto de la conversación desde el principio. Luego, describa sus puntos a partir de ahí.

# 8 Elija su idioma y tono con cuidado. Las palabras pueden adquirir fácilmente un significado diferente cuando les agregas un tono específico, p. Ej. sarcasmo. Asegúrese de no elegir intencionalmente oraciones llenas de palabras grandes y complicadas. Harás que la otra persona se sienta inadecuada o confundida. Simplemente manténgalo simple, ¡pero no demasiado simple! Tampoco quieres ser condescendiente. [Leer: Cómo ser dominante y ser el verdadero alfa sin esforzarse demasiado]

# 9 Mira el lado de la otra persona. Esta es una conversación, no una conferencia. La persona con la que está hablando también participará. Asegúrese de hacer todo lo posible para ver su lado de las cosas y comprender su punto de vista.

Parte de aprender a tener una conversación difícil es comprender que tu lado podría no estar 100% correcto. Eso no significa que no deba transmitir su punto de vista, pero comprenda que ellos también tienen su punto.

# 10 ¡Escucha! Asegúrese de sentarse y escuchar lo que dicen. La mayoría de la gente piensa que sabe escuchar, pero en realidad no es así. No se trata solo de las palabras que dice la otra persona, también se trata de captar señales no verbales, como el tono de voz, el lenguaje corporal, etc.

Escuche todo y comprenda realmente lo que se le está comunicando. Este es uno de los puntos principales que debe cubrir al aprender a tener una conversación difícil. [Leer: ¿Entiendes y encarnas las 15 cualidades de una buena persona?]

# 11 Trabajen juntos para lograr un resultado positivo. Las conversaciones difíciles no tienen por qué ser conflictivas o molestas, también pueden ser constructivas y progresivas. Pueden trabajar juntos para asegurarse de que la conversación llegue a un punto adecuado y positivo. De acuerdo en que sí, este tema es un poco incómodo o difícil, pero necesita ser discutido. Abordarlo de la manera correcta, por ambos lados, te ayudará a lograrlo.

A nadie le gustan las conversaciones difíciles. No sienta que está fallando si simplemente no quiere abordar un tema en particular con alguien. Pero a veces las cosas solo necesitan decirse. Sé valiente y hazlo. [Leer: Cómo lidiar con los matones: 13 formas adultas de confrontar a las personas malas]

Al comprender la manera correcta de abordar este tipo de situación, evita perder los nervios en el último minuto y es mucho menos probable que ofenda o moleste a la persona con la que necesita hablar. Esto les brinda una gran oportunidad para resolver una situación que les está causando dificultades a ambos, sea lo que sea.

Recuerde que las conversaciones son dos cosas. Escuche y adopte su punto de vista tanto como comunique el suyo. Puede que no tengas razón. Tal vez tengan algo que quieran decir que sea mucho más esclarecedor que el punto que estás tratando de transmitir.

[Leer: Cómo ser un adulto: 15 formas maduras de manejar situaciones como un adulto]

Aprender a tener una conversación difícil tiene tanto que ver con la preparación como con el momento real. Sin embargo, prepárate para seguir la corriente y elige el momento adecuado para la conversación.

¿Le gustó lo que acaba de leer? Dale me gusta y te lo prometemos, seremos tu amuleto de la suerte para una hermosa vida amorosa.

Nicky Curtis

Habiendo pasado de un drama de relación a otro a lo largo de sus 20 años, Nicky ahora es una especie de gurú en el loco mundo de la vida y el amor. Decirle cómo ...

DISCUSIÓN