Compartir gastos en pareja: las 7 reglas de oro que se deben seguir

compartir gastos en una relación

El dinero es una necesidad en la vida, pero tiene el poder de destruir relaciones. Aprenda el arte de compartir gastos en una relación para evitar problemas.

Si hay un tema que puede causar incomodidad y problemas en una relación, es el dinero y la distribución exitosa de los gastos en una relación.



A nadie le gusta hablar de dólares con alguien que le importa. Es uno de esos temas que te hace retorcer en el acto. Sin embargo, si desea embarcarse en una relación exitosa y equitativa, establezca algunas pautas y aprenda a compartir los gastos en una relación.

Esto les ayudará a trabajar juntos, saber dónde se encuentran financieramente y mirar hacia sus metas futuras. A pesar de eso, sigue siendo un tema incómodo, ¿verdad?

[Leer: Cómo dejar de pelear por el dinero en una relación]



Reglas a seguir al compartir gastos en una relación

Para ayudarlo a lidiar con este tema lleno de peligros, echemos un vistazo a algunas reglas para implementar cuando se comparten los gastos en una relación.

# 1 Sea honesto acerca de sus finanzas. Es fácil intentar demostrar que eres un poco más rico de lo que realmente eres, pero si quieres que tu relación esté libre de problemas económicos, sé abierto y honesto sobre tu situación actual. Si tu pareja te ama, a él no le importará si estás arruinado y no le importará si eres rico. No se trata del dinero, se trata de la conexión.



Con esto en mente, cuando hable de compartir gastos en una relación, sea honesto. No caiga en la tentación de inflar su capacidad financiera. Solo volverá a morderte firmemente el culo más tarde. [Leer: Qué hacer si tu pareja gana más dinero que tú]

# 2 Establezca algunos límites financieros. Sentarse y hablar de dinero es incómodo. Pero significa que debe ser honesto sobre lo que está dispuesto a hacer y lo que no. Establezca algunos límites con los que ambos estén contentos. Por ejemplo, si siempre ahorra una cierta cantidad cada mes, asegúrese de que su socio sepa que esta es la cantidad de sus ahorros. No es negociable. Porque es importante para ti.

Ambos deben respetar las opiniones de la otra persona sobre el dinero y sobre lo que están dispuestos a comprometer. Recuerde, está compartiendo los gastos en una relación, ¡no dando todo su salario a su pareja!

# 3 No evite hablar de finanzas porque es un tema incómodo. Es fácil esconder esta conversación debajo de la alfombra, porque no es algo de lo que a la mayoría de la gente le guste hablar. Sin embargo, no ser honesto y no tener una conversación sólida al respecto puede generar problemas en el futuro.

La idea de compartir gastos en una relación es que pueden trabajar juntos para alcanzar sus objetivos futuros. Tal vez quieran tener una casa juntos en el futuro, viajar juntos o comprar un automóvil. Siéntese y hable sobre su capacidad financiera. Lo que ambos quieren, lo que necesitan y cómo van a compartir las finanzas.



Idealmente, esto debería ser un intercambio equitativo, pero puede ser que a veces un socio tenga que tomar el relevo, porque el otro está teniendo un mal mes financieramente. Nuevamente, no tenga miedo de tener la conversación si tiene dificultades. Si no puedes hablar de dinero con tu pareja, no puedes decir con la mano que tu relación es así de fuerte. [Leer: Qué hacer si tu pareja gana menos que tú]

# 4 Asegúrese de que las conversaciones sobre dinero sean positivas. Nunca culpes a tu pareja por gastar demasiado o no contribuir lo suficiente. Si necesita tener una conversación porque algo no está del todo bien, asegúrese de usar un lenguaje positivo y un método sin culpas.

La mejor manera de abordar las conversaciones de dinero es enfocándose en lo que ambos quieren lograr y hablando sobre cómo compartir los gastos en una relación los ayudará a lograrlo. Eso comienza todo con una base positiva y evita el juego de la culpa. [Leer: 17 formas brillantes pero sencillas de ahorrar dinero en pareja]

# 5 Asegúrese de que su sistema de intercambio sea justo. Es muy poco probable que ambos ganen la misma cantidad, por lo que no puede esperar que la persona que gana menos ponga la misma cantidad que la persona que gana más. Dicho esto, tampoco puede penalizar a la persona que gana más simplemente porque tiene un mejor salario.



Asegúrese de que el sistema que se le ocurrió sea del agrado de ambos. ¿Están ambos cómodos? ¿Es justo e igual en todo momento?

# 6 Tenga cierto grado de flexibilidad. Si bien todo debería ser igual, puede haber ocasiones en las que un socio simplemente no pueda contribuir tanto. Esto podría deberse a varias razones. Quizás, necesitan ayudar a un miembro de la familia, quizás su salario ese mes ha sido más bajo por alguna razón, o quizás tuvieron que pagar las reparaciones del auto. Los ha dejado un poco cortos. En este caso, mantenga una cierta flexibilidad incorporada en su plan.

Eres un equipo. Es poco probable que un socio se aproveche económicamente del otro, sin embargo, asegúrese de que no le corresponda a un socio tomar el relevo del otro todo el tiempo.

# 7 Ponte al día ocasionalmente. Si tiene una meta futura, cualquiera que sea, verifique el progreso hacia esa meta de vez en cuando. No se trata solo de compartir los gastos en una relación día a día, p. Ej. comestibles. También se trata de ahorrar dinero para tu futuro.

¿Ha cambiado su visión de futuro? ¿Es este el momento adecuado para hacer un movimiento? ¿Cómo se siente que le está yendo con respecto a sus metas futuras? Póngase al día sobre este tema de vez en cuando. Sin embargo, la palabra clave es “ocasionalmente. ¡Esto no es algo que debas comprobar con regularidad! [Leer:25 cosas de las que las parejas en relaciones felices siempre hablan]

¿Debería mantener el control de su propio dinero?

Ah, una pregunta clave.

Mi madre siempre me dijo que debía retener el control de mi dinero hasta cierto punto. Esto significaba que si surgía algo, p. Ej. la relación salió mal, podría cuidarme y marcharme.

Eso puede sonar como una forma bastante negativa de ver una relación, pero también debes ser realista. En este caso, una cuenta bancaria conjunta con una cantidad central de dinero es una buena idea. Pero mantenga su cuenta bancaria individual, en la que se ingresa su salario. Luego, transfiera dinero a la cuenta conjunta todos los meses, que se utilizaría para facturas, comestibles, vida social y cualquier otra cosa para la que estén ahorrando juntos.

Compartir los gastos en una relación no tiene por qué ser una conversación trascendental. Tiene que ser algo abierto y honesto para evitar problemas. El dinero tiene el poder de destruir cuando se usa de manera incorrecta y cuando las expectativas no son realistas. Siempre que sea claro y abierto sobre todo, no debería tener problemas.

Por supuesto, esto depende de que ambas partes estén igualmente involucradas emocionalmente en la relación. Cuando ese es el caso, las conversaciones sobre dinero no tienen por qué ser incómodas o algo de qué preocuparse. Ambos aspiran a las mismas cosas. Solo se convierte en un problema cuando una persona es deshonesta o no aspira a ser igual.

[Leer: Cómo vivir tu mejor vida amorosa con estos límites de relación saludables]

Compartir los gastos en una relación requiere que ambos se sienten y hablen sobre cuánto pueden y no pueden pagar. Si está en una relación comprometida, la honestidad es un punto vital en todos los temas.

¿Le gustó lo que acaba de leer? Dale me gusta y te lo prometemos, seremos tu amuleto de la suerte para una hermosa vida amorosa.

Nicky Curtis

Habiendo pasado de un drama de relación a otro a lo largo de sus 20 años, Nicky ahora es una especie de gurú en el loco mundo de la vida y el amor. Decirle cómo ...

DISCUSIÓN